Autor de El orden del día (The Order of the Day): Éric Vuillard

El orden del día, de Éric Vuillard, relata cómo el 20 de febrero de 1933, Hermann Göring obtuvo el apoyo financiero de las 24 grandes empresas germanas (reunión que tuvo lugar durante la cual le pide a veinticuatro importantes empresarios alemanes (Opel, Krupp, Siemens, IG Farben, Bayer, Telefunken, Agfa y Varta,…) y la anexión nazi de Austria, sin oposición interna ni internacional.

Éric Vuillard relata cómo Hitler humilló al canciller austriaco Schuschnigg, las averías de los vehículos alemanes camino hacia Austria y el recibimiento del ejército invasor.

Las grandes empresas alemanas se aprovecharon de los trabajadores forzados de los campos. Así, Krupp reclutó deportados en Buchenwald, Flossenbürg, Ravensbrück, Sachsenhausen, Auschwitz y muchos otros campos.

Bayer utilizó mano de obra procedente de Mauthausen. BMW reclutaba en Dachau, en Papenburg, en Sachsenhausen, en Natzweiler-Struthof y en Buchenwald. Daimler en Schirmeck. IG Farben en Dora-Mittelbau, en Gross-Rosen, en Sachsenhausen, en Buchenwald, en Ravensbrück, en Dachau, en Mauthausen, y explotaba una gigantesca fábrica en el campo de Auschwitz: IG Auschwitz, que de un modo totalmente impúdico figura con ese nombre en el organigrama de la firma.

Agfa reclutaba en Dachau. Shell en Neuengamme. Schneider en Buchenwald. Telefunken en Gross-Rosen y Siemens en Buchenwald, en Flossenbürg, en Neuengamme, en Gross-Rosen y en Auschwitz