El hombre es un lobo para el hombre

Donde no hay discurso, no hay ni Verdad ni Falsedad

Estoy a punto de hacer un gran viaje, un gran salto en la oscuridad

Fuerza, y fraude, son los dos puntos cardinales de la guerra

Confía en los primeros impulsos porque son siempre generosos

La elocuencia es poder, porque tiene aspecto de prudencia

Los pactos, sin la espada, no son más que palabras y carecen de fuerza alguna para proteger al hombre

Share This

Share This

Share this post with your friends!