Cuando los hombres no tienen otra cosa en qué ocupar su mente, se dedican a pensar

El amor, como el sarampión, todos tenemos que pasarlos

Es imposible disfrutar vaguear completamente a menos que uno tenga un montón de trabajo que hacer

La pereza, como los besos, para ser dulce tiene que ser robada

Me gusta y me fascina el trabajo. Podría estar sentado horas y horas mirando a otros cómo trabajan

Share This

Share This

Share this post with your friends!