Con la instantaneidad de la información, ya no queda tiempo para la historia

El humor involuntario de los sondeos se debe a que borran cualquier credibilidad política

El mito, expulsado de lo real por la violencia de la historia, encuentra refugio en el cine

Antes era: «A cada cual según sus méritos», luego: «A cada cual según sus necesidades», más adelante: «A cada cual según su deseo», hoy: «A cada cual según su defecto