Ahorcamiento y matrimonio, como sabes, vienen por el destino

El dinero es el nervio del amor, como de la guerra

Los crímenes, como las virtudes, son su propia recompensa

Me he alimentado de cerveza; he comido mi cerveza, bebí mi cerveza, y siempre duermo sobre ella

Ninguna mujer puede ser guapa sin fortuna

No hay escándalo como los harapos, ningún crimen peor que la pobreza

Share This

Share This

Share this post with your friends!