Argumentar que no te importa el derecho a la privacidad porque no tienes nada que esconder es como decir que no te importa la libertad de expresión porque no tienes nada que decir

Lo más poderoso que cada uno de nosotros podemos hacer es no tener miedo

La lucha por el derecho a la intimidad es la nueva lucha por nuestra libertad

Siempre hay que dejar que la gente te subestime porque cuando la gente no sabe valorar tu inteligencia ni tus capacidades, lo único que hace es señalar sus propias vulnerabilidades

Share This

Share This

Share this post with your friends!