Director de La orquídea negra (The Black Orchid, 1958): Martin Ritt

Es preciso que haya malos para que sepa uno lo que es el infierno

Yo era como un niña en una juguetería cuando llegué aquí, deseaba cuanto veía. Y en un país como éste se desean muchas cosas, pero no tenía ni un dólar, así que se vio obligado a robar. Por eso le mataron

Si hubiese una ley contra las personas agradables, ese hombre estaría en la silla eléctrica

– Ni siquiera Dios hace flores de noche
– Para ganar dinero, la gente hace muchas cosas que Dios no hace

Share This

Share This

Share this post with your friends!