Director de El club de la lucha (Fight Club): David Fincher

Cuando se padece insomnio nada parece real. Parece una copia de otra copia de otra copia

Con una pistola entre los dientes, solo pronuncias vocales

Cuando despegue la exploración hacia el espacio profundo, serán las corporaciones las que dominarán todo: El IBM la Esfera Estelar, la Galaxia de Microsoft, el Planeta Starbuck

Al perder la esperanza hallé la libertad

El condón es el zapatito de cristal de nuestra generación, Conoces a un extraño, bailas toda la noche y luego lo tiras

No pienso devolvértelo, es tu impuesto por gilipollas

Únicamente cuando se pierde todo somos libres para actuar

Lo que posees acabará poseyéndote

¡Dios mío! No me follaban así desde el instituto

Escuchad, gusanos: no sois especiales, no sois un copo de nieve único y hermoso, estáis hechos de la misma materia orgánica en descomposición que el resto

No somos nuestro trabajo. No somos nuestra cuenta corriente. No somos el coche que tenemos. No somos el contenido de nuestra cartera. No somos nuestros pantalones: Somos la mierda cantante y danzante del mundo

Escucha. Tienes que considerar la posibilidad de que a Dios no le caes bien. Nunca te quiso. Probablemente te odia. No es lo peor que te puede pasar

La publicidad nos hace perseguir coches y ropas. Con trabajos que odiamos para comprar cosas que no necesitamos

Si quieres una tortilla tienes que romper algunos huevos

Nuestra generación ha crecido rodeada de mujeres. Me pregunto si la respuesta no es otra mujer

Esta es tu vida y se acaba a cada minuto

¡Qué se joda lo que sabes! Necesitas olvidar lo que sabes, ese es el problema. Olvida lo que piensas que sabes de la vida, de la amistad y, especialmente, sobre tú y yo

Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco lo entendemos y eso hace que estemos, muy, muy cabreados