Director de Ricardo III (Richard III, 1955): Laurence Olivier

Reparto: Laurence Olivier, Ralph Richardson, John Gielgud, Claire Bloom, Cedric Hardwicke

Laurence Olivier adapta con gran éxito otro título de William Shakespeare, en esta ocasión las aventuras y desventuras del malvado Ricardo III. En su búsqueda del poder, el pérfido cojo jorobado, en el invierno de su descontento, no cede en su empeño de llegar hasta el trono.

El Ricardo III de Olivier se dirige con desparpajo a la cámara para regodearse en su infinita perfidia, no se puede crear un villano mejor, este carácter sirvió como modelo interpretativo de Johnny Rotten en sus actuaciones con los Sex Pistols y también inspiró un célebre retrato de Salvador Dalí que muestra en la línea surrealista del pintor de Figueres, la dualidad del carácter creado por Shakespeare.

Es también evidente la relación de Ricardo III con el megalómano protagonista de Aguirre, la cólera de Dios (Werner Herzog, 1972), un personaje deforme como el personaje de Shakespeare, que también pretende usurpar el poder de la corona, en el caso de Aguirre fundando una dinastía mediante la incestuosa boda con su propia hija.

Como vemos, el personaje de Laurence Olivier da para numerosas y variopintas interpretaciones, si no que se lo pregunten al perverso protagonista de la serie televisiva House. Y viene además a confirmar el dicho que afirma que la calidad de un filme es directamente proporcional a la maldad de su villano.