Director de El planeta de los simios (The planet of the apes, 1968): Franklin J Schaffner

Reparto: Charlton Heston, Kim Hunter, Roddy McDowall, Maurice Evans

Tras un largo periplo, y viajando en un estado de hibernación semejante a Alien el octavo pasajero, la nave espacial del coronel George Taylor (Charlton Heston) y su tripulación de científicos, aterriza en un mundo donde los humanos han perdido la capacidad de hablar y son una plaga que asola las cosechas, cazados como animales por los simios, que son la especie dominante. El guión es una adaptación bastante respetuosa con la novela de Pierre Boulle.

Una vez se adentran en el territorio, Taylor es apresado y resulta ser el único sobreviviente de la expedición, para descubrir posteriormente que sus captores forman una sociedad dividida en agresivos soldados gorilas y los pacíficos e inteligentes chimpancés, de los que Taylor se convierte en ratón de laboratorio.

La extraordinaria dirección de Schaffner, los cuidados decorados, la extraordinaria partitura de Jerry Goldsmith, junto con el histórico maquillaje de John Chambers nos adentran en un misterioso planeta en el que nada es como debiera ser.

El filme hace una fuerte crítica sobre la situación política de finales de los 60, marcada por la guerra fría y una descabellada carrera armamentística. Resulta brillante la definición que Taylor hace del hombre de la época: un ser débil, violento e irresponsable que se rige por impulsos egoístas.

El planeta de los simios está filmado en los enigmáticos parajes naturales de Utah y Arizona en los que Taylor llega a preguntarse si no es él mismo el eslabón perdido en la evolución humana.

Las 4 secuelas posteriores y la serie de TV eran lamentables, incluso la versión de Tim Burton del 2001 fue un fiasco. Sin embargo, el plano playero final permanecerá para siempre como uno de los momentos más escalofriantes de la historia del cine.

Share This

Share This

Share this post with your friends!