Director de Con faldas y a lo loco (Some like it hot, 1959): Billy Wilder

Reparto: Jack Lemmon, Tony Curtis, Marylin Monroe, George Raft

Joe (Curtis) y Jerry (Lemmon) son dos músicos en paro que se encuentran en Chicago a finales de los años 20 de la ley seca y el jazz. El dúo es testigo accidental de la sangrienta matanza de San Valentín. Ante la amenaza de los gánster, deciden poner pies en polvorosa y refugiarse, disfrazados de mujeres, en una orquesta femenina que se dirige a Florida. El guión se inspira en la comedia germana Fanfaren der Liebe (Kurt Hoffmann, 1951).

Esta incomparable comedia Wilderiana, filmada en soberbio blanco y negro, cuenta con una ya decadente Marilyn Monroe, que sin embargo está soberbia en todas y cada una de sus escenas, no solo actuando, sino cantando temas como: ‘I wanna be loved by you’, a pesar de que Curtis afirmara que era “como besar a Hitler”. Por su parte, George Raft, arquetipo del “hard boiled criminal”, elogiado por el mismo Capone, se parodia a sí mismo en el papel del gánster que interpretó en títulos como Scarface (1932, Howard Hawks).

Los protagonistas ven el mundo desde el punto de vista de las mujeres, hasta el punto en que Lemmon llega a tener serias dudas sobre su identidad sexual. Geraldine y Daphne, con tacones altos y abundante maquillaje, se convierten de la mano de Billy Wilder en los travestis más desternillantes de la historia del cine.

Curtis está soberbio en su imitación de Cary Grant para conquistar a Monsore y se complementa perfectamente con un Lemmon en el mejor momento de su carrera cómica. Bailando ‘La cumparsita’ con una rosa en la boca, al ritmo de las maracas, acompañado de un millonario (Joe E. Brown) que le pide en matrimonio. ¡Nadie es perfecto!