Bienvenido a www.netotem.com La página que está buscando requiere el uso de JavaScript. Si es deshabilitado intencionadamente, por favor vuelva a activarlo. # NETOTEM Articulos de cine: Los años 80, la década codiciosa; El Musical
# NETOTEM Ocio-fun 2.0; frases, citas, chistes, cine, graffiti, libros, videos

los años 80, musical

Disminuir TextoAumentar texto

el cine musical de los 80

"Thriller", dirigido por John Landis en 1983 y protagonizado por Michael Jackson, no sólo revoluciona el mundo del vídeo-clip, sino también la cultura audiovisual. El disco vendió más de 45 millones de copias en todo el mundo. Consiguió 8 Grammys y 150 discos de oro y platino. Representa un hito mediático sin precedentes, la industria discográfica nunca volvió a ser la misma.

el cine musical de los años 80

El éxito desbordante de los adolescentes de Fama (Fame, Alan Parker, 1980) derivó, como en otras ocasiones, en una larga serie de TV e imitaciones por doquier.

El género musical se estrena con Quiero ser libre (Coal Miner's Daughter, Michael Apted, 1980) Loretta Lynn, una joven madre de origen humilde - Sissy Spacek se llevó el Oscar- llega a lo más alto de la música country. Algunas semejanzas con Dulces sueños (Sweet Dreams, Karel Reisz, 1985), donde Jessica Lange interpreta la biografía de la cantante de country Patsy Cline.

La pastelosa de Xanadu (Robert Greenwald, 1980) no consiguió el fulgurante éxito de sus predecesoras con la fórmula Olivia Newton-John Travolta. Más de lo mismo en Grease 2 (Patrice Birch, 1982).

En el musical Dinero caído del cielo (Pennies From Heaven, Herbert Ross, 1981) el adúltero se enfrenta a la horca.

Gracias y favores (Tender Mercies, Bruce Beresford, 1982) muestra otra carrera arruinada por el alcohol.

El documental Let's Spend the Night Together (Hal Ashby, 1983) confirma lo que, más o menos, sabíamos todos acerca del pacto de los Rolling Stones con el maligno; Footloose (Herbert Ross, 1983); Staying Alive (Sylvester Stallone, 1983) intenta revivir de nuevo pasadas glorias; dos entregas de Eddie and the Cruisers (Eddie and the Cruisers, Martin Davidson, 1983).

Hay que destacar la banda sonora de Prince en Purple Rain (Albert Magnoli, 1984); La Bamba (Luis Valdez, 1986) sonó a todo trapo; This is Spinal Tap (Rob Reiner, 1984) es un hilarante falso documental sobre una banda de rock, cuyo modelo ha sido imitado en más ocasiones de las que se pueden contar y Stop Making Sense (Jonathan Demme, 1984) cuenta con los míticos Talking Heads en un documental que recaudó sus 5,5m de $ y ya ha creado escuela.

Contamos con el musical de la guerra fría: Noches de sol (White Nights, Taylor Hackford, 1985).

La empalagosa Dirty dancing (Emile Ardolino, 1987) consiguió introducir su melodía hasta en la sopa.

Moonwalker (Jim Blashfield, Colin Chilvers, 1988) es una pretenciosa fantasía que cuenta con Michael Jackson; Un Clint Eastwood redimido se empeña a tope en Bird (1988), donde muestra la cara más genial, y a la vez, sórdida del mundo del jazz.

Gran bola de fuego (Great Balls of Fire!, Jim McBride, 1989), rutimario biopic sobre Jerry Lee Lewis.

Utilizamos cookies para mejorar esta web. Si se continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies para obtener más información sobre las cookies y cómo gestionarlas